La pandemia generó incertidumbre más allá del ámbito de la salud, el impacto en la economía provocó que los gobiernos locales mostraran su preocupación ante un posible escenario en la disminución de los ingresos municipales. 

La realidad respecto a la recaudación de impuestos fue distinta para las diferentes municipalidades de la provincia herediana, sin embargo, existió un predominio favorable para la gran mayoría. 

La Municipalidad de Belén obtuvo un 20% más de recaudación de lo que tenían proyectado, a su vez se registró una disminución en la morosidad de dos puntos, pasando de un 12% a un 10%.  

Tuvimos 120% de recaudación; Belén es uno de los cantones que tienen una morosidad muy baja comparado con el promedio a nivel nacional. La gente sabe en lo que se invierte, tenemos casi cero huecos en las calles, no tenemos calles de lastre y el servicio de agua es el segundo más barato a nivel nacional. Es un cantón limpio con un buen servicio de seguridad que sigue atrayendo inversionistas; el año anterior grandes empresas invirtieron en desarrollos urbanísticos y en desarrollos de call center” detalló Horacio Alvarado, alcalde de Belén. 

Un panorama distinto se presentó en la Municipalidad de Heredia, en la que los ingresos disminuyeron alrededor de 1.200 millones. 

Las previsiones que nosotros hicimos estimaban una disminución cercana a los 1.600 millones, para finales de octubre habíamos dejado de percibir casi 1.700 millones, pero hubo un repunte en noviembre y diciembre, eso provocó que al final solo dejáramos de percibir 1.200 millones” detalló Adrián Arguedas Vindas, Director Financiero Administrativo de la Municipalidad de Heredia. 

Por su parte, la Municipalidad de Santo Domingo realizó en mayo del 2020 las primeras proyecciones de ingresos, la estimación apuntaba hacia una reducción de entre un 20%  y un 30% durante el año. El alcalde Roberto González indicó que el impacto no fue tan fuerte como se esperaba. 

Veníamos monitoreando permanentemente el pago de los contribuyentes y ya para setiembre las estimaciones se habían reducido a un 15%; cerramos el año 2020 con un 98% de los ingresos presupuestados, demostrando la gran responsabilidad de los contribuyentes domingueños quienes cumplieron con sus obligaciones de pago, de tasas de servicios públicos; definitivamente hay que agradecerles el esfuerzo, pues sabemos que muchos perdieron su trabajo y negocios ”, añadió González.

El alcalde de Santo Domingo agregó que hubo una reducción en los egresos ante la incertidumbre de lo que iba a pasar, por ello, optaron por posponer algunos proyectos del año 2020 para el 2021. 

En el cantón de San Isidro de Heredia también se vivió esa etapa de incertidumbre, lo que motivó a la municipalidad a tomar algunas medidas. 

Asumimos un control estricto de ingresos y egresos cada semana e ir trabajando con la liquidez que teníamos para evitar caer en un déficit, este monitoreo se hizo desde marzo hasta noviembre; procuramos dar la continuidad a todos los servicios esenciales y básicos e íbamos analizando qué proyectos del Plan Anual Operativo podíamos ejecutar” explicó Lidieth Hernández, alcaldesa de San Isidro. 

Hernández agregó que en cuanto a Bienes Inmuebles ingresaron más recursos de los esperados (cerca de un 95%) no así en lo referente a impuestos en patentes de licores, patentes comerciales y construcciones, cuyos porcentajes fueron menores a los esperados,  e inferiores al año 2019.    

Solo en el mes de diciembre del 2020  la municipalidad tuvo un ingreso de 375 millones, al ingresar en esa fecha no lo podíamos ejecutar, lo que nos provocó un superávit libre de poco más de 200 millones; ese dinero se está contemplando en un presupuesto extraordinario que va a la Contraloría General de la República para así trabajar en los proyectos que no se pudieron realizar el año pasado” precisó la alcaldesa Lidieth Hernández. 

En el caso de la Municipalidad de San Rafael hubo una recaudación mayor a la proyectada. 

La Municipalidad de San Rafael efectuó en su momento un análisis del contexto y establecieron los posibles escenarios, visualizando la posibilidad de un impacto de 1000  millones de colones, sin embargo, de manera contraria, lograron excedentes de 1800 millones de colones, según afirmó el alcalde Verny Valerio. 

Un agradecimiento a los rafaeleños, porque en el año 2020 a pesar de la pandemia nos demostraron que son un pueblo solidario, de gente disciplinada, que a pesar de la situación económica de muchos, pagaron los impuestos, permitiendo que la municipalidad no sufriera un impacto financiero. Algo importante de resaltar es que el gobierno local no tiene una sola deuda ” agregó Valerio. 

El panorama económico de los últimos 7 años en el país ha sido complicado, a raíz de esta situación se toma la decisión de no endeudar la municipalidad y lo que hacemos lo hacemos con recursos propios. También nos hemos preocupado por hacer algunas inversiones que nos permitan en un momento determinado no depender de transferencias del Gobierno y que la municipalidad tenga algunos recursos adicionales” subrayó el alcalde de San Rafael de Heredia. 

Por su parte Horacio Alvarado alcalde de Belén y vicepresidente de la Asociación Nacional de Alcaldías e Intendencias, sostiene que un análisis de la ANAI corrobora que las municipalidades han demostrado una alta capacidad en la recaudación de impuestos, de allí surge su duda: ¿cuál es el problema del estado, acaso este no es eficiente en la recaudación de impuestos?. 

LEER: Real Cariari cierra sus puertas como centro comercial 

LEER: Heredia una de las pocas provincias del país sin ningún cantón en alerta naranja

LEER: ESPH sustituye alcantarillado de 70 años en el centro de Heredia