La situación que vive nuestro país por el COVID-19 sigue generando incertidumbre y preocupación entre los costarricenses. Muestra de ello, es que el 67% de la población siente que su principal fuente de ingreso o la de su familia ha estado en riesgo, mientras, un 77% ha tenido que realizar cambios o restricciones a nivel económico para ajustar el costo de vida de su familia. 

La información surge de una encuesta que realizó el Instituto de Estudios Sociales en Población (IDESPO) de la Universidad Nacional sobre la percepción de la población costarricense en los diferentes ámbitos relacionados con la coyuntura asociada con el COVID-19. 

Al consultarles cuál era la principal razón por la que la fuente de ingresos de la familia había estado en riesgo, la mayoría de los encuestados destacaron la disminución de la jornada laboral y el despido, seguido de la disminución del número de clientes y ventas. 

El 80% de las personas afirman que tuvieron que incurrir en cambios o restricciones en alimentación, el 77% en recreación y el 37% sostiene que la afectación se dio en el ámbito de la educación. 

El uso de la tarjeta de crédito parece ser para muchos una opción para hacer frente a gastos básicos (alimentación y pago de servicios) cerca de un 17% de la población así lo señala. De ellos, un 41% están haciendo el pago mínimo del total del monto adeudado del mes y un 29% efectúan el pago de contado. Los investigadores del IDESPO señalan que estas condiciones implicaría un endeudamiento de estas personas con el tiempo. 

La encuesta también evidencia que solo el 26% de la población tiene alguna posibilidad de efectuar algún tipo de ahorro económico de sus ingresos familiares. 

En cuanto a la satisfacción sobre la situación económica que tiene la familia costarricense desde la percepción de las personas encuestadas, tiende a enmarcarse en nada satisfecho y en poco satisfecho, en tanto esto representa alrededor del 55% de respuesta.Esta percepción de cómo realmente la pandemia se visibiliza como un riesgo para la economía familiar está siendo una realidad mediante estos datos de encuesta”” enfatizó Laura Solís Bastos, socióloga e investigadora del IDESPO. 

Respecto a la exposición al riesgo provocado por la pandemia del COVID-19, la encuesta determina que las principales razones por las cuales las personas han salido de su casa es para realizar compras en el supermercado o farmacia y en segundo lugar para ir a un cajero automático o realizar alguna gestión en el banco. El 14% de la población sostiene que se reunió con amigos o familiares fuera de su burbuja social y  el 22% afirmó salir de su casa para hacer trámites en municipalidades o instituciones públicas y un 11% para buscar trabajo. 

La encuesta evidencia que la población en su mayoría considera que el Covid-19 representa un alto riesgo para el país. Así mismo la mayoría apoya las medidas recomendadas por las autoridades respecto al distanciamiento físico y contención de la emergencia y afirman estar de acuerdo con las multas aplicadas a las personas que incumplen con las medidas de prevención. 

Valoración de la gestión del gobierno y municipalidades 

Pero ¿cómo califican las labores del Poder Ejecutivo y de los gobiernos locales durante la emergencia provocada por el COVID-19?, en una escala del 1 al 10, los encuestados valoran al gobierno con un 6,3 y en el ámbito local recibieron una calificación de 5,9. 

Esta es una encuesta a escala nacional y pueden haber diferencias de cómo distintos gobiernos locales han dado respuesta y atención a la emergencia según las condiciones de sus cantones” detalló José Andrés Díaz González investigador y docente del IDESPO. 

Las distintas comunidades y cantones han realizado diversas acciones en respuesta al escenario del COVID-19, sin embargo, parece que un porcentaje de la población tienen un bajo conocimiento sobre la labor que se desarrolla para colaborar con la población que se ha visto más afectada por la pandemia provocada por el COVID-19

Poco más del 54% de la población sostiene que se han recolectado víveres para familias que han visto disminuidos sus ingresos y el 49% destaca que se incentiva el consumo de bienes o servicios en locales comerciales del cantón. 

Cerca del 10% o más, indican que no saben o no tienen información para determinar que de esto está ocurriendo o no en su cantón, eso es importante porque tal vez estén sucediendo este tipo de acciones,  pero la población no se está enterando” agregó el investigador del IDESPO. 

Ante la consulta de cómo visualizan la condición económica de este año 2021, más de la mitad de la población (un 57%), considera que podría empeorar y el 21% considera que podría ser igual.

Según datos del IDESPO de la Universidad Nacional  la metodología involucró una muestra de 800 personas mayores a 18 años, usuarios frecuentes del servicio de telefonía celular. La encuesta se aplicó entre el 28 de setiembre y 16 de octubre del 2020. Los resultados cuentan con un nivel de confianza del 95%.

LEER: Heredia tendrá el primer inventario de remoción de carbono

LEER: 78% de los casos COVID-19 en la provincia de Heredia lograron recuperarse 

LEER:4 de 52 detenidos por acoso sexual callejero son de Heredia