El Consejo de Salud Ocupacional (CSO) reitera la importancia de tener presente la relación estrecha que existe entre las condiciones de trabajo y las condiciones de salud de la persona trabajadora. Ante esta realidad, impulsa la campaña “El acatamiento de las medidas de salud ocupacional es una responsabilidad compartida”.

Bien lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud es algo más que no estar enfermo, es un bienestar social, mental y físico que tiene la persona trabajadora, requerimos de la salud para poder trabajar, pero también es necesario tener trabajo para conservar nuestra salud, por eso hay que tener presente esa relación estrecha entre las condiciones de trabajo y las condiciones de salud de la persona trabajadora”, enfatizó Elizabeth Chinchilla Vargas, coordinadora del área de agricultura del CSO.

Chinchilla agregó que los riesgos laborales, son el resultado de unas deficientes condiciones de trabajo, de allí la importancia de tener claro los diferentes reglamentos que establecen las medidas de salud ocupacional.

Las condiciones de trabajo son las que van a determinar la forma en la que se realiza la tarea, cómo se organiza, cómo se divide, pero también determinaran si existen o no riesgos de la persona trabajadora. Si se mejoran esas condiciones, se podría evitar que se materialice el riesgo en un accidente o en una enfermedad laboral, por eso es tan importante trabajar en la prevención y en la protección” añadió la coordinadora del área de agricultura del Consejo de Salud Ocupacional.

El CSO impulsa la campaña: “Salud Ocupacional en la agricultura, el acatamiento de las medidas de salud ocupacional son una responsabilidad compartida”. A través de esta iniciativa el Consejo enfatiza en la necesidad de que la persona empleadora implemente todas las medidas necesarias para garantizar las condiciones de trabajo pertinentes, pero a su vez, insta a las personas trabajadoras a acatarlas, a ejecutar a cabalidad todos los programas de salud ocupacional y a ser participes de las capacitaciones en el tema, asi como utilizar en forma correcta el equipo de protección personal que debe garantizarle el patrono.

La salud ocupacional es una responsabilidad social, moral y legal que tiene la persona empleadora y está establecido así desde la Constitución Política en el artículo 66 y en el Código de Trabajo: la persona empleadora debe aplicar e implementar las medidas de salud ocupacional en el centro de trabajo, esto incluye a la parte de agricultura”, destacó Elizabeth Chinchilla.

Los diferentes reglamentos referentes al sector agrícola se enfocan en mejorar las condiciones de trabajo, brindar una mayor seguridad y prevenir afectaciones a la salud, entre ellos destaca el cumplir con la instalación de servicios sanitarios en el campo donde se realizan los trabajos, garantizarles el acceso a agua potable, papel higiénico, jabón, papel toalla y basurero en pedal con tapadera.

Y es que la salud ocupacional promueve y mantiene el más alto nivel de bienestar físico, mental y social de la persona trabajadora; previene todo daño en la salud como consecuencia de las malas condiciones de trabajo y protege a las personas en contra de los riesgos resultantes de la existencia de agentes nocivos a la salud, insumos y los medios de trabajo.

En la página del Consejo de Salud Ocupacional podrán encontrar el detalle de los diferentes reglamentos: www.cso.go.cr/divulgacion/agricultura.

LEER: ¿El servicio de fumigación que contrató cumple con los requerimientos necesarios?  

LEER: Inauguran en Heredia Casa Oncológica Rosa para dar apoyo a pacientes de cáncer de mama 

LEER: Centros educativos heredianos se benefician del proyecto: “Comunidades Educativas que Construyen Paz”