El país venía impulsando un proceso para implementar el teletrabajo, el año anterior se concretó una ley que establece un  marco jurídico importante en el tema. Aunque en se estaba preparando el  escenario  hacia esa modalidad, la pandemia potencializó de la noche a la mañana esta iniciativa.
 
La ley establece que se debe realizar un contrato de trabajo entre las partes. Las respuestas a dudas, como: ¿El patrono me tiene que dar el equipo para teletrabajar? ¿Me debe cancelar parte de la electricidad que se consuma por ejercer esta modalidad?  entre otras, deben establecerse en ese contrato inicial en las que se especifique las condiciones y  pautas acordadas.
 
Hay una serie de condiciones que amparan la ley que se aprobó que no se están aplicando en este momento  por el tema de la emergencia y porque las condiciones económicas no son las adecuadas,  ni para las empresas ni para las personas teletrabajadoras. Todavía hay grande retos en el teletrabajo que tendremos que ver después de que pase la pandemia, por ejemplo  enseñar a  trabajar de la manera correcta, no es solo la parte organizacional que indica un cambio de cultura,  sino también las condiciones de salud ocupacional” enfatizó Maria Gabriela Valverde Fallas, Directora Ejecutiva del Consejo de Salud Ocupacional.

Valverde señala que antes de esta pandemia, existía mucha resistencia en algunas jefaturas y empresas para implementar esta modalidad. Situación que cambió de manera significativa tras el panorama que se vive a nivel nacional y mundial.

Según uno de los cortes más recientes el último, en la actualidad tenemos poco más de 58 000 personas teletrabajadoras en el sector público; en marzo,  antes de iniciar con esa emergencia teníamos poco más de 6 000. La información a nivel privado no la recopilamos nosotros, pero también son cifras importantes” agregó Valverde.
 
El teletrabajo llegó para quedarse, esa es la tónica que viene, para eso existe el apoyo de la tecnología; ahora se pueden visualizar más las bondades que tiene esta modalidad; vislumbramos que la tendencia se mantenga después de que pase toda esta situación de emergencia, es decir, que no todos los colaboradores estén en una empresa al mismo tiempo, sino que teletrabajen y asistan a la oficina de manera rotativa”  enfatizó  la Directora Ejecutiva del Consejo de Salud Ocupacional.

Maria Gabriela Valverde resalta que lamentablemente el tema del teletrabajo sigue siendo más complejo para las mujeres, si bien es cierto hay luchas a través de los años para lograr equidad y balance con las personas que convivimos, las mujeres asumen varios roles: labores de la casa, de madre, entre otras, y ahora en un escenario de confinamiento muchas se encargan de brindar acompañamiento a sus hijos en los estudios y clases virtuales, implicando un claro desgaste físico o situaciones de ansiedad.

Valverde recomienda en esos casos, no aislarse, reconocer la afectación, buscar espacios propios para desconectarse y oxigenar la mente, hacer ejercicios y conversar con las personas con las que se vive para organizar una agenda de trabajo en el hogar para toda la familia.

 

¿Te has preocupado por determinar si tiene un escritorio, una silla  o un espacio adecuado para teletrabajar  de manera adecuada?

La ergonomía es el estudio de las condiciones y adaptación de un lugar de trabajo a las características físicas y psicológicas del trabajador o el usuario.

Todos tenemos características diferentes, alguno más altos, bajos, etc. Por ello es importante que los equipos que se adquieren para trabajar sean acorde a nuestras características.

Una especialista nos comentó que comprar una silla y un escritorio deber ser como un matrimonio, deben ir juntos. No es correcto comprar el escritorio por aparte y luego la silla, lo recomendable es comprar las dos cosas a la vez para así garantizar que las alturas sean las idóneas y adaptadaos a nuestras condiciones” explicó Maria Gabriela Valverde.

Recomendaciones:

  • No trabajar desde la cama. Normalmente en la cama se tiene las piernas estiradas y esa posición genera problemas de columna, de espalda y otros malestares.
  • Evitar trabajar en un sillón o un banco desayunador por la altura. 
  • Es recomendable colocar  o enrollar un paño a la silla cerca de la zona lumbar, esto ayuda a mejorar la postura.
  • Sentarse arrecostado al respaldar de la silla, en una posición completamente recta. Las piernas deben estar en un angulo de 90 grados y los pies sobre el piso. En caso de que los pies no le lleguen al piso se recomienda un reposa pies, una caja o elemento que tenga en casa para que los pies no queden suspendidos en el aire. 
  • Al estar sentado  tampoco se deben cruzar las piernas,  pues incide en la circulación.
  • Asegúrese de que la pantalla del computador este a la altura de los ojos.
  • Cada cierto tiempo bajar los brazos, para evitar que estén siempre en el aire a la hora de usar un computador ya que puede generar problemas musculares y de espalda.
Si no cuidamos todos esos detalles, a corto o mediano plazo se podrán dar problemas más crónicos o  irreversibles y eso es lo que estamos tratando de prevenir. Es cómo adapto yo ese trabajo a mis características físicas para no tener inconvenientes desde el punto de vista músculo esqueléticos  futuros” puntualizó Valverde.

El Consejo de Salud Ocupacional elaboró una Guía de Prevención de Riesgos en el Teletrabajo para verificar las condiciones mínimas que deben tener las personas teletrabajadoras para acogerse a la modalidad y de esta manera velar por ese bienestar físico y mental. Por otra parte impulsan una campaña informativa para aprender a teletrabajar de la manera correcta.

Más información en: https://www.cso.go.cr/divulgacion/campanas/teletrabajo.aspx

LEER: MEP anuncia postergación de clases presenciales hasta septiembre

LEER: Entre los 20-24 años se concentra la mayor cantidad de afectados por COVID-19 en Heredia

LEER: 8 de los 23 fallecidos por COVID-19 padecían de hipertensión y diabetes