Una gran cantidad de mujeres y familias marcharon este 25 de noviembre elevando su voz para pedir justicia por todas las víctimas de violencia machista. 

Entre los participantes destacó el pequeño Ian, con tan solo 4 años de edad, quien sostenía  una  fotografía de  su mamá,  Eva Morera, portaba además  un pañuelo naranja que decía “No más femicidios”, mientras su camisa exaltaba la frase: “En mi familia no cabe el odio”. 

El pequeño Ian quedó huérfano de madre, cuando el 1 de noviembre del 2019 le arrancaron la vida a Eva, el principal  sospechoso del femicidio es el padre del menor de edad. 

Ian es uno de los tantos menores de edad que han quedado huérfanos de madre, luego de que se perpetraran los femicidios.

El monitoreo del Observatorio de Violencia de Género contra las Mujeres registra 11 femicidios al 26 de octubre de este año, de estos 7 eran madres, dejando a 13 personas huérfanas.

La cantidad de casos de femicidios podría ser superior si se toma en cuenta que además de las 11 en mención hay 41 muertes de mujeres que se encuentran en proceso de investigación para determinar si se dieron en el marco de un femicidio.

Fotografías: Keitlyn Morales y Reinas Silenciadas Costa Rica. 

 

LEER: Fiscalía solicita 18 años de cárcel contra hombre que intentó violar a mujer en Pizza Hut Heredia

LEER: Puente de ingreso a Heredia se ampliará a 4 carriles

LEER: Feria del libro rinde homenaje a Tatiana Lobo, Carmen Lyra y Alberto Cañas