Todos ganamos o perdemos en algún momento, perder un negocio, una oportunidad, una competencia deportiva … unas elecciones.

Ganar y perder son dos caras de una misma moneda, lo importante es que sea cual sea la situación que se le vino a la mente al leer la palabra “perder”,  haya aprovechado esa experiencia para crecer y mejorar.

Las personas popularmente consideradas como las más exitosas del mundo solo pudieron alcanzar sus metas debido a las lecciones aprendidas de fracasos anteriores.

Algunas personas siempre han querido iniciar un negocio, pero no se atreven por temor a perder o fracasar. Sin embargo, cuando usted ya ha perdido, sabe que no existe una receta que garantice el éxito, cada situación y persona es diferente, por lo que el éxito es una combinación de muchos factores.

Cuando usted pierde debe aceptar el cambio, para tomar lo mejor de la experiencia debe cambiar su enfoque,  entender que el universo le señaló otro camino y voltear hacia atrás y ver que pudo haber hecho diferente o mejor para decidir qué cambios necesita realizar para alcanzar el éxito.

Recuerdo una vez cuando estaba aprendiendo a manejar motocicleta que alguien me dijo:

Esa motocicleta es una pandillera, es muy grande para usted. Mejor comprese un scooter, usted no va a poder con esa moto”.

Un año después de ese comentario, pase manejando sola frente a la casa de esa persona montada sobre una Harley Davidson 883cc que por razones del destino me gane en una rifa.

Claro que para aprender a manejar me caí muchas veces durante un año, pero no me rendí hasta que pude manejar la motocicleta.

Perder también nos ayuda a reevaluar nuestra vida, ver las cosas desde otra perspectiva y concentrarnos en áreas que podemos aprender y mejorar con humildad, sin que el éxito se nos suba a la cabeza.

La arrogancia suele ser amiga de quienes no han perdido lo suficiente. ¿Qué ha aprendido usted las veces que ha perdido?

LEER: Intel expande en Costa Rica su Centro de Investigación y Desarrollo | velero.cr