La Universidad Nacional (UNA) impulsa la creación del Corredor Biológico Interurbano Río Bermúdez. La propuesta involucra y beneficia a cinco cantones de la provincia herediana: San Rafael, San Pablo, Heredia, Santo Domingo y Belén, a su vez incorpora el cantón de San Rafael de Alajuela. 

Como parte de las soluciones a la insuficiencia de áreas verdes en la ciudad, los Corredores Biológicos Interurbanos (CBI) son una estrategia territorial orientada a conservar el patrimonio natural que aún existe, pero también restaura y rehabilita otros espacios importantes para la salud del ecosistema como para la salud humana.  

El proyecto Corredor Biológico Interurbano Río Bermúdez es liderado por la Escuela de Ciencias Geográficas y la Escuela de Ciencias Biológicas. La iniciativa surge como un trabajo académico e investigativo en el que se involucraron estudiantes de ambas escuelas. 

Lo que se busca es la conectividad entre áreas y espacios verdes, este incluye también parques urbanos, además de espacios naturales y las áreas de protección del río. El CBI brinda múltiples beneficios ecosistémicos que son aquellos que genera la naturaleza a las personas; se atraen más aves, habrá más captura de dióxido de carbono y regulación de la temperatura, más regulación del suelo en términos de la infiltración del agua y reducción de inundaciones urbanas, entre muchos otros beneficios ambientales, ecológicos, sociales y culturales”, subrayó Marilyn Romero Vargas, académica de la Escuela de Ciencias Geográficas. 

Ave Acuática Mycteria Americana. Crédito Roberto Vargas.

Tras dos años de estar trabajando en esta propuesta, distintos diagnósticos y estudios permitieron conocer el estado del ecosistema urbano, basados en esa información y en las variables de tipo de cobertura vegetal, tamaño de los fragmentos del bosque, distancia de la cobertura vegetal a los cuerpos de agua y la distancia de la cobertura vegetal a los espacios urbanos definieron la ruta del Corredor Biológico Interurbano. 

El CBI involucra la mayor parte de los territorios urbanos dentro de la microcuenca del río Bermúdez (MRB), cuyo tamaño alcanza los 74 km2 . El Corredor Biológico Interurbano propuesto a ambos lados de la ruta trazada, abarca 45.63 km2, equivalente al 61.6% del área total de la MRB ( 23.86  km2 corresponde a la zona periurbana y 21.77  km2 a la zona urbana). 

La ruta del Corredor Biológico Interurbano incluye además los dos campus universitarios de la Universidad Nacional: el Omar Dengo en Heredia centro y el Benjamín Núñez en Lagunilla, ambos destacan por sus amplias áreas verdes. 

En resumen, se seleccionaron dos fragmentos de bosque núcleo, un punto de origen en la parte alta de la microcuenca (Cerro Chompipe en Los Ángeles de San Rafael de Heredia) y un punto final en la confluencia del río Bermúdez con el río Virilla (San Rafael de Alajuela). 

Mapa de ruta del Corredor Biológico Interurbano.

San Rafael de Heredia es el que tiene más área verde y una mayor área conservada, sobre todo el distrito de los Ángeles, además el único bosque natural que existe está en el sector del Monte de la Cruz, ahí hay un núcleo de bosque muy importante que sería el que queremos conectar”, indicó la académica de la UNA. 

Romero agregó que conforme se baja hacia Belén está más urbanizado y por ende hay menos áreas verdes, comentó que la riqueza en vegetación que tiene San Pablo, Santo Domingo y Heredia se ubica a lo largo del río Bermudez y del Pirro que es un afluente. 

Belén aunque está bastante urbanizado es el que tiene más calles arboladas, son todo un ejemplo y podrían enseñar a los otros cantones cómo hacer procesos de arborización, incluso cuentan con un protocolo de las especies a utilizar” comentó  Marilyn Romero. 

La académica de la Escuela de Ciencias Geográficas de la UNA agregó que San Rafael y Belén han sido líderes en temas y políticas ambientales; experiencia que abonará a los distintos cantones, en amalgama con los esfuerzos de todas las partes involucradas. 

Por otra parte, Romero resaltó que efectúan un monitoreo de indicadores sobre el tipo de vegetación existente, un análisis de agua  y un estudio de aves, y que tras la definición de la ruta y tamaño del Corredor Biológico Interurbano, continúa un proceso de divulgación y consulta con la sociedad civil y actores institucionales. 

A fin de año tendremos lista la propuesta con los respectivos estudios biológicos que es lo que nos hace falta. El MINAE como ente rector a través del Programa Nacional de Corredores son quienes aprueban este tipo de iniciativas; hay una serie de procesos, entre ellos la socialización del proyecto en la que se convoca la participación comunitaria de actores locales, organizaciones comunales, Asociaciones de Desarrollo, sector privado, entre otros” explicó la académica.

 Quienes lideran esta iniciativa, analizan incluso la posibilidad de que en un futuro el Corredor Biológico Interurbano Río Bermúdez, se conecte con el CBI Pará- Toyopan el cual cubre una parte de Santo Domingo y San Isidro de Heredia. 

Gobiernos locales ven con buenos ojos la propuesta de un CBI 

Francinie Morera Brenes- Vicealcaldesa de San Rafael de Heredia

Felicitar a la UNA por esta iniciativa, estamos de acuerdo con esta propuesta y nos sumamos a la misma; conscientes en que es un trabajo articulado que involucra a las instituciones y principalmente a la población”. 

Roberto González Rodríguez-  alcalde de Santo Domingo 

Cuando fui regidor la Comisión de Recurso Hídrico hizo un análisis con fotografía aérea de la cuenca en el río Bermúdez y se comprobó la enorme devastación y deterioro. Este proyecto del CBI brindará solución a un problema que se ha venido acumulando por años; desde luego que lo apoyamos y agradecemos a la UNA por asumir el liderazgo”. 

Dulcehé Jiménez Espinoza- Coordinadora Unidad Ambiental de la Municipalidad de Belén   

Estamos muy interesados en trabajar juntos con otros cantones y de esta forma hacer una región verde que aumente los índices de biodiversidad y nos ayude a mitigar gases efecto invernadero y a adaptarnos al cambio climático”. 

Rogers Araya- Gestor Ambiental de la Municipalidad de Heredia 

A la Municipalidad de Heredia le interesa ser parte de un proyecto como este que se plantea, ya que vendría a apoyar el trabajo de conexión ecológica que se realiza en el cantón herediano”. 

David González Ovares- Encargado  Unidad de Gestión Ambiental de la Municipalidad de San Pablo 

Estamos de acuerdo con este proyecto, constituye una oportunidad valiosa para el cantón y la región de Heredia, incentiva  y fortalece la conectividad funcional de los ecosistemas y el paisaje urbano que tenemos en los diferentes cantones y reduciría el impacto en el cambio climático”. 

LEER:Heredia: Más de la tercera parte de casos acumulados por COVID-19 lograron recuperarse

LEER: Reservan ¢7.200 millones para compra de vacunas contra el COVID-19

LEER: Defensora considera inaceptable propuesta gubernamental ante el FMI