La Procuraduría de la Ética Pública (PEP) denunció penalmente al diputado por Heredia Welmer Ramos por tráfico de influencias en el caso del cemento chino. El Presidente de la República Carlos Alvarado solicitó al legislador del PAC honrar su compromiso de dejar su cargo, mismo que realizó en campaña electoral en caso de que la Procuraduría determinara que cometió algún acto indebido.

En su momento Welmer Ramos se desempeñaba como Ministro de Economía y  fue el jerarca a cargo cuando se dieron los cambios al reglamento que permitieron la importación del cemento desde China. El sonado caso conocido como el “cementazo” involucró la investigación de 13 personas, una de ellas Juan Carlos Bolaños, quien se mantiene en arresto domiciliario con monitoreo electrónico. 

 La PEP interpuso una denuncia penal contra el servidor Ramos González en razón de la posibilidad de que haya incurrido en hechos configurativos del delito de tráfico de influencias, tipificado en el artículo 52 de la Ley contra la Corrupción y el Enriquecimiento Ilícito en la función pública” destacó el comunicado de prensa de la Procuraduría. 

“En caso que se demuestre que falté al deber de probidad, manifiesto mi compromiso de renunciar al cargo” destaca la  misiva que Ramos envió a su partido. Si Welmer Ramos hace efectiva su palabra, su curul la ocuparía Carlos Molina Rodríguez, candidato a alcalde Barva por el partido oficialista en las elecciones del 2016. 

 Hubo un compromiso expreso que fue de conocimiento público, de tener una recomendación o determinación de la Procuraduría de la Ética el diputado hoy Welmer Ramos adoptaría una decisión, un compromiso de dejar su cargo;  y mi posición sobre este particular es que don Welmer tiene que honrar ese compromiso asumido en diciembre del año 2017 frente a quien entonces era el candidato por la Presidencia de la República, pero que también realizó públicamente frente a la ciudadanía” finalizó el mandatario Carlos Alvarado. 

Por su parte Welmer Ramos afirma que renunciará a su inmunidad como diputado para demostrar su inocencia en los Tribunales. El legislador sostiene que es simplemente una denuncia y que no se ha demostrado nada en su contra y que en el caso hipotético de que hubiera una condena no tendría la menor duda de dimitir a su curul. 

 La carta que firmé durante la campaña menciona textualmente: “mi compromiso de acatar y seguir las conclusiones y recomendaciones que señale esa Procuraduría” las cuales estoy cumpliendo al renunciar a mi inmunidad para demostrar mi inocencia ante el Ministerio Público tras recibir una denuncia de dicha Procuraduría que habla de la posibilidad (no condena) de que el denunciado haya incurrido en hechos configurativos del delito de tráfico de influencias” indicó el diputado.