Con el fin de ganarle tiempo a la infección del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), la Caja Costarricense de Seguro social (CCSS) instó a las personas sexualmente activas a realizarse la prueba rápida de detección, la cual se encuentra disponible en todos los hospitales y áreas de salud que disponen de un laboratorio.

La prueba que es gratuita y no se requiere estar asegurado para acceder a su aplicación. Las autoridades institucionales recalcan que la prueba es voluntaria y aducen total confidencialidad desde el primer momento en que se entrevista a la persona hasta la comunicación de los resultados,  sean estos negativos o positivos.

Las personas interesadas en acceder a la prueba solo deben solicitarla al médico en cualquier consulta, o bien el personal de servicios de salud le hará saber de la disponibilidad de la misma.

Es peor vivir con la duda de que estamos infectados, a tener una respuesta lo más oportuna posible.Entre más temprano las personas se tamicen conocerán su estatus y más rápido incluimos a las personas con infección por VIH al tratamiento, lo cual mejora su salud y calidad de vida”, enfatizó la doctora Gloria Terwes Posada, coordinadora del programa de normalización del VIH y de las infecciones de transmisión sexual.

A diferencia de la prueba Elisa que sólo se procesa en los hospitales que tienen banco de sangre, la prueba rápida permite tomar la muestra de sangre y procesarla en un primer nivel de atención, es decir, en un área de salud que dispone de laboratorio, lo cual acorta a menos de 4 días disponer de los resultados.

En el caso que el resultado sea positivo (reactivo), se hace un segundo examen de confirmación con la prueba Elisa para lo cual se utiliza la misma muestra de sangre. Una vez que se tiene el resultado, se comunica al médico que prescribió la prueba para que le informe al usuario.

Terwes señaló que adolescentes y personas adultas jóvenes sexualmente activos son un grupo prioritario para tamizar ya que se ubican en la categoría de vulnerables o de mayor exposición a riesgo. A su vez hizo un llamado a aquellas mujeres que tienen pareja estable con la cual “se sienten seguras afectiva y espiritualmente, pero desconocen su serostatus de la infección por VIH y el de su pareja”.