San Vicente de Paúl se convierte en el primer hospital del país en contar con un novedoso sistema de identificación de pacientes mediante la huella dactilar. La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) decidió impulsar el plan piloto en este centro médico de la provincia herediana con el fin de extenderlo en unos meses a todas las unidades institucionales.

A partir de ahora, los pacientes de dicho centro hospitalario no tendrán necesidad de presentar su cédula de identidad, ya que con solo brindar su número de identificación y colocar su índice en un lector de huella dactilar, se podrá verificar la condición de aseguramiento que tiene. La huella se valida con la registrada en el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

La iniciativa es producto de una alianza entre la CCSS, el TSE y el Ministerio de Ciencias, tecnología y Telecomunicaciones. A través de la huella dactilar se apuesta a una agilización del servicio de salud y  el mejoramiento en la calidad y atención.

Según puntualizó Román Macaya, presidente ejecutivo de la CCSS,  entre los aspectos más relevantes del sistema destaca la reducción de errores que propicia el intercambio de cédulas de identidad, pues evita que se realicen procedimientos en personas equivocadas.

Por otra parte, las autoridades enfatizan el beneficio de evitar la suplantación de identidades, refiriéndose a la existencia de casos en el que personas hacen uso de otras cédulas, especialmente por parte de aquellas que se encuentran en un estado de ilegalidad en el territorio nacional.

La CCSS espera extender el sistema de huella dactilar a todos los hospitales, clínicas, áreas de salud y sedes de Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (Ebáis); los lectores tienen un precio en el mercado entre los $15 y $300. El planteamiento es parte de la estrategia de Transformación Digital hacia la Costa Rica 4.0.